En diciembre de 2017 comencé esta nueva serie de trabajos en la que las pastas expansivas serán las protagonistas. En septiembre vino el artista David Rosell a impartir el taller de expansivas a Soul&Clay y desde entonces vengo haciendo pruebas con varias arcillas y otros materiales como los carbonatos de magnesio y de litio. Las primeras piezas que salen del horno son estas que presento aquí. 

Después de tanto tiempo sin llover, asistiendo al cambio climático que nos trae cada vez veranos más largos y inviernos menos lluviosos, cuando cayeron las primeras gotas me alegré tanto que comencé a dibujar. La serie se llama Los árboles de la lluvia, y es un intento de expresar lo importantes que son los árboles en el ciclo del agua. Piezas como La Nube nació en el árbol o Nubarrón son mi forma de expresar ese deseo de que llueva. Días nublados como hoy nunca han sido días malos, es buen tiempo, tiempo de lluvia, de vida.

A continuación os muestro algunas imágenes del proceso. La pasta expansiva está en el cuenco, bien batida para que no tenga grumos y la aplico con una jeringuilla (la perilla se obstruye más). El fondo lo aplico con espátula para obtener relieve y textura desigual. Se han cocido en monococción a 1200º. Los efectos de color se obtienen con un poco de vidrio molido y carbonato de cobre. Espero que os guste y os animéis a probar el trabajo con pastas expansivas…