OBRA MURAL

STAIRWAYS PROJECT

Las escaleras son la solución a un camino cortado, la salvación de un paso interrumpido. Las escaleras son trazos paralelos que se unen puntualmente para cambiar de posición, para unir espacios o mundos. Son para mi dobles opciones, subir o bajar, pensar en caminos de un solo sentido…¿y arriba qué hay? ¿Y si la escalera se saliese por la ventana? Reflexionar de peldaño en peldaño es el objetivo de este proyecto.

PAISAJES DE NINGUNA PARTE

El espacio y el paso del tiempo, son temas fundamentales en mi obra, y aquí me conducen a reflexionar sobre la creación de nuevos espacios mediante el recuerdo o la ensoñación. Sitios que hemos visitado, por los que hemos pasado en sueño o vigilia y que nuestra mente modifica. Con un pie en la realidad y otro en los procesos mentales que la procesan, Paisajes de Ninguna Parte recoge escenas que son de aquí y de allá, pero de ningún sitio a la vez porque, como decía Fernando Pessoa “Todos los paisajes están en ninguna parte”.

LA PIEDRA IMPRESA

Cuerpos.  Piedras. Huellas. Impresiones.

El cuerpo puede volverse hablante, pensante, soñante, imaginante. Todo el tiempo siente algo. Siente todo lo que es corporal. Siente las pieles y las piedras, los metales, las hierbas, las aguas y las llamas. No para de sentir. (Corpus. Jean-Luc Nancy, 2006.)

Piedras itinerantes, antiguas, golpeadas, confluyen dejando su huella sobre un cuerpo de barro. Unificación material, una piel blanca, continua pero dividida, evocación de un cuerpo extenso pero fragmentado, el cuerpo de todos.

El cuerpo es material. Es denso. Es impenetrable. Si se lo penetra, se lo disloca, se lo agujerea, se lo desgarra. (Corpus. Jean-Luc Nancy, 2006.)

Este cuerpo recibe las improntas, a veces duras, profundas; a veces suaves, leves, de las piedras que ruedan sobre él. El barro blanco se vuelve azul, verde, rosado, marrón. Los colores transforman las huellas, impresiones de serenidad, de calma, de desgarro, de violencia.

Un cuerpo es inmaterial, es un dibujo, es un contorno, es una idea. (Corpus. Jean-Luc Nancy, 2006.)

Ocho huellas, dieciséis impresiones, un cuerpo, una piel blanca transformada por presión, plasticidad cotidiana, color, sensaciones congeladas, improntas de la naturaleza, efectos del tiempo, rocas eternas, ideas efímeras, sugestiones.